Noticias

Adiós al teléfono móvil de prepago

El 86% de los 100 millones de usuarios de móviles que hay en México están en modalidad de prepago, con un coste por minuto, a menudo, 10 veces mayor que si estuvieran en un plan de postpago (o suscripción), simplemente porque carecen de una cuenta bancaria o tarjeta de crédito.

Con este panorama, Gabriel Manjarrez y Pedro Zayas decidieron crear Finestrella. “Somos revendedores de planes de postpago, tomando el riesgo financiero y cobrando al cliente una comisión. Estimamos que más de 40 de los 86 millones de usuarios de prepago quieren estar en postpago, pero la falta de habilidad de la banca comercial de otorgar tarjetas de crédito a la población ‘no-rica’ del país, se lo hace imposible”, explican. De hecho, ellos mismos tuvieron problemas: “No llegamos a un acuerdo con Telefónica México para revender sus planes, pero no nos detuvimos. Compramos algunos a nuestro nombre y los vendimos”. La idea gustó tanto que han recibido inversión de más de 15 millones de euros. “Somos la empresa mexicana que más capital de riesgo extranjero ha recibido”. Cerraron 2011 con algo más de 1,5 millones de euros.

 

Consulta la nota original

Micel, soluciones en telefonía e Internet

 

“La empresa se dedica a proveer planes de telefonía e Internet móvil a personas que se encontraban en sistema de prepago y que no tienen tarjeta de crédito o historial crediticio, por tal motivo no cubren el perfil para adquirir estos servicios con las grandes empresas de telefonía en el país”, explicó Gabriel Manjarrez, director general y cofundador de Micel.

Esta empresa en un principio surgió como una microfinanciera, llamada Finestrella, donde adquirió experiencia que le ayudó a entender las necesidades de las personas de los niveles socioeconómicos C y D, “los cuales tienen necesidad de un mejor servicio de telefonía móvil, pero no pueden adquirirlo porque no tienen tarjeta de crédito o historial crediticio”.

“En México hay 85 millones de clientes de telefonía móvil de prepago, alrededor de 50%, más de 40 millones, cuentan con ingresos suficientes para estar en un servicio de renta o pospago y tienen la necesidad de un servicio más completo, pero no pueden acceder a él porque no poseen una tarjeta de crédito. En el país sólo 15% de la población tiene acceso a un plástico bancario”, detalló.

Manjarrez hizo énfasis en que los grandes proveedores telefónicos no quieren necesariamente que el usuario tenga una tarjeta de crédito, sino que alguien les garantice el pago y a eso se dedica la empresa, a atender a esos clientes ofreciéndoles un plan de pospago. “Las empresas ganan al colocar sus servicios y los clientes al recibir un servicio de mayor calidad a costos más bajos y equipos modernos”, dijo.

Catapultan uso de Internet

Micel, hasta hace unos meses, sólo ofrecía planes con servicios de tiempo aire; sin embargo, ahora está incluyendo paquetes de datos a través de Internet, pues la mayoría de sus clientes no tiene acceso a una conexión personal.

“En México, 70% de la población no tiene acceso a Internet y de nuestros clientes 90% tampoco cuenta con ello, pero a través de su teléfono pueden acceder a la red y aumentar su cultura digital”, detalló.

Este proyecto jamás habría crecido tan rápido, y llegado a más de 10,000 clientes en menos de cuatro años, sin la inversión superior a los 13 millones de dólares hechos por Omidyar Network, IGNIA, Bay Partners y Storm Ventures, empresas de fondos de capital privado y de riesgo.

“Ellos compraron acciones de la empresa, participan en los consejos de Administración y Directivo. Así, los inversionistas ven el desempeño de la empresa de manera mensual y nosotros los fundadores tenemos 30% de las acciones, los inversionistas el restante 70%”, finalizó.

 

Consulta la nota original

Micel, opción para usuarios de prepago

 

Una alternativa para este tipo de usuarios es la empresa Micel, una pequeña firma que vende planes de telefonía a consumidores que no cuentan con una tarjeta de crédito.

MEXICO, D.F.- Los consumidores que cuentan con planes de datos en sus teléfonos celulares, por lo regular, son usuarios de servicios financieros, lo cual les permite cerrar tratos con cualquier proveedor de telefonía móvil.

Pero qué pasa con aquellos que no cuentan con una cuenta bancaria y quieren tener acceso a internet desde su teléfono.

Una alternativa para este tipo de usuarios es la empresa Micel, una pequeña firma que vende planes de telefonía a consumidores que no cuentan con una tarjeta de crédito.

Micel es un intermediario en el mercado de las telecomunicaciones que por 500 pesos al mes ofrece a determinados consumidores un teléfono inteligente con sistema Android, 300 minutos tiempo aire y 150 megabytes.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Gabriel Manjarrez, director general de la firma, comenta que en México y en otros países en vías de desarrollo existe una oportunidad de negocio atractiva, dado a que el grueso del mercado lo conforman consumidores que tienen servicios de prepago en sus teléfonos y con ello ciertas limitantes.

"Hay como 85 millones de líneas de prepago en México. Nosotros estimamos que como 40 millones de esas serían sujetas a cambiar a pos pago "Y esas líneas, en pos pago, deben de dejar un ARPU (ingreso promedio mensual), de 400 a 500 pesos al mes", dijo el directivo.

Comentó que los operadores de telefonía móvil en México dieron un fuerte impulso a los planes de prepago debido al riesgo inherente que representa tener un cliente de pospago, por lo cual, las empresas se aseguran que sus clientes cuenten con tarjetas de crédito.

La idea de Micel es saltar este obstáculo y ofrecer a los usuarios un plan de renta fijo (500 pesos) a cambio de asumir el riesgo que implica no tener a un suscriptor con crédito en la banca comercial.

A decir del directivo, la idea surgió en 2008. Previo a ese año, la empresa se desempeñó con una micro financiera, lo cual le permitió desarrollar algoritmos sofisticados para saber qué cliente es candidato a los servicios de Micel.

"Tenemos un ecosistema de telecomunicaciones en dónde más del 85% de la gente está en prepago y más del 85% de la gente no tiene tarjeta de crédito.

Esos dos números están altamente correlacionados", dijo el entrevistado. Según datos de la firma The Competitive Intelligence Unit (The-Ciu), el valor del mercado de recargas en el país asciende a 125 mil 320 millones de pesos en el año de 2011, equivalente a 9 mil 640 millones de dólares.

En México existen casi 84 millones de líneas de prepago y 2.9 millones de planes mixtos, de los cuales la mitad utilizan algún medio de recarga cuando se les acaba el crédito; 87% de los usuarios móviles dependen de este tipo de recursos para contar con "saldo" y consecuentemente capacidad de emitir comunicaciones escritas, de voz y para acceder a internet móvil, según un artículo de la firma.

En 2011, Micel cerró una segunda ronda de financiamiento por 13.75 millones de dólares para solventar su desarrollo corporativo, el financiamiento fue liderado por los fondos de inversión Omidyar Network e IGNIA.

A la fecha, Micel compra planes de Telefónica Movistar en el país, pero está en negociaciones para ofrecer planes de otros operadores, comentó el directivo, quien asegura que al final del año en curso la empresa contará con 30 mil suscriptores, desde 10 mil que reportaron al inicio del año.

 

Consulta la nota original

Finestrella Cambia De Nombre Y Fortalece Su Estrategia Comercial

Finestrella, empresa dedicada a facilitar el acceso de las telecomunicaciones a la población no bancarizada y de bajos ingresos, informó que cambió su nombre por micel y que fortalecerá su estrategia comercial para atraer más clientes.

La estrategia comercial incluirá la oferta de planes de telefonía e Internet móvil, así como la implementación de una campaña de publicidad en televisión, radio, exteriores e Internet y actividades promocionales.

“Más del 90% de nuestros clientes no cuentan con acceso a Internet en sus casas, por lo que micel será su primer acceso personal a la red”, expresa Gabriel Manjarrez, director general y co-fundador de micel.

En 2011, micel cerró una segunda ronda de financiamiento por US $13.75 millones de dólares liderada por los fondos de inversión Omidyar Network e IGNIA —que lideró el primer levantamiento de capital de micel—, para incrementar el acceso móvil de telecomunicaciones a la población de México. La compañía utilizará estos recursos para expandir con mayor velocidad la disponibilidad de su oferta, enfocada totalmente a planes de telefonía e Internet móvil para smartphones con sistema operativo Android.

“El crecimiento de micel evidencia la necesidad de servicios de telecomunicaciones de alta calidad a precios accesibles. El costo por minuto de la telefonía celular en planes de prepago es, en promedio, cinco veces mayor a los de pospago. Algunos planes de prepago son un impuesto a la pobreza. Estamos orgullosos de promover una verdadera oferta disruptiva de comunicaciones de voz e Internet en México y otras regiones", concluye Manjarrez.

 

Consulta la nota original